lunes, 3 de noviembre de 2008

La democracia decide

La democracia decide

Emoción. Así os lo traslado. Salgo para Washington en menos de una hora para vivir de cerca las horas decisivas en las elecciones americanas. Tengo previsto visitar un colegio electoral, entrevistarme con distintos líderes demócratas y, finalmente, asistir, junto con los colegas del Partido Demócrata, al seguimiento de la noche electoral que tienen organizado en la capital de los EEUU.

Os mantendré informados, dentro de las posibilidades que permite una agenda muy apretada y la diferencia horaria. Sé que la mayoría estaréis pendientes del resultado. Ahora es el tiempo de los ciudadanos. Así es la Democracia. Ellos son los que van a decidir si hay cambio en los USA o no. Sabéis bien cuál es mi opción. Nunca lo he ocultado y siempre he apostado, personalmente, por Barack Obama.

Los socialistas españoles mantenemos una buena relación con el Partido Demócrata. En los últimos años hemos tejido una buena e interesante red de colaboración de la que, sorprendentemente, el PSOE carecía. Eso nos ha permitido acercarnos, intercambiar experiencias y colaborar en múltiples asuntos de interés para ambos.

Sabemos que lo que se decida en las próximas horas no sólo va a influir en los EEUU. Nos va a influir a todos. Vivimos una etapa complicada sobre todo en lo económico, pero tampoco es fácil en lo político. Y la posición del próximo Presidente de los EEUU va a ser, en algunos casos, determinante para el futuro. Yo soy optimista y creo que, pase lo que pase, va a haber un antes y un después de estas elecciones. En cualquier caso van a ser un revulsivo para reactivar la economía mundial. Culminar esta campaña y elegir un nuevo presidente, van a suponer una inyección de optimismo en los mercados y en las relaciones internacionales.

Acabará la incertidumbre que tan negativa es para las relaciones políticas y económicas. Clarificará la situación y, sobre todo, dará carpetazo a una época oscura de la que ya se ha separado hasta el propio McCain. En lo que respecta a España, creo que debe continuar con una buena relación con los EEUU pero sin perder la autonomía de decisión que tan clara ha dejado el Presidente Zapatero. Nuestra posición debe ser de socios, no de súbditos. Sea cual sea el resultado, debemos seguir profundizando y fortaleciendo nuestra relación. Eso es lo posible y lo deseable.

Os dejo. Vamos a ser testigos de una gran noche electoral en la que, a pesar de las encuestas, el resultado no está decidido. Por eso os hablaba de la emoción que siento. Me gustará leer vuestras opiniones que, como siempre, tan acertadamente me enviáis. Y, después de Washington voy a un importante acto de apoyo a los empresarios españoles en La Habana. También será emocionante... pero eso ya es para otro post.

11 Comments:

At 03 noviembre, 2008 14:32, Blogger Agua said...

Qué suerte, disfrútelo al máximo. ¡Y buen viaje! :)

 
At 03 noviembre, 2008 16:20, Blogger Manolo said...

Algo va a cambiar, incluso sin la victoria de Obama. Pero no levantemos demasiadas expectativas, Ya sabemos las limitaciones "fácticas" de una maquinaria de dominación que no cambia por el impulso de una persona. DESDE FUERA tenemos que impulsar las políticas de verdadera transformación. El Planeta y la humanidad mas desgarrada no esperan.

 
At 03 noviembre, 2008 19:11, Blogger MAX said...

La imagen que de los Estados Unidos de Norteamérica, se tiene, prevalece un individualismo que vale tanto para un roto, como para un descosido. Ni el demonio es una única persona, ni la salvación les vendrá de una única persona.
Desde la vieja Europa, tal vez por tener un más dilatado camino de errores, y de aciertos, sabemos que la “unión hace la fuerza”, y que 1 + 1 son más de 2, si sumamos los elementos idóneos.

En la economía mundial, se funciona como si se tratara de los pistones de una trompeta. Si apretamos un pistón suena una nota, si cambiamos de pistón, sonará otra, y así hasta el infinito sonido que un virtuoso pueda hacer sonar, si combina adecuadamente, con ingenio, con don, con instinto, y dentro del marco de un grupo.

El dinero necesita de escenarios a medio y largo plazo, para decidirse a salir. El corto plazo le causa temores y miedos, propios de un paseo en la oscuridad de la ciudad. Precisa de praderas, campos abiertos, montañas lejanas, para orientarse, y avanzar de manera decidida en dirección a un objetivo.

No sólo los bancos precisan de alianzas estratégicas. Europa debe afianzar sus lazos, para ser más ágiles y no pecar de artritis política. Los Estados Unidos de Europa deben avanzar para normalizar la Europa de los trabajadores, de las garantías sociales, del apoyo al conocimiento, del ‘renacimiento’ de un continente nuevo en ideas.

Los músicos actuales de la economía navegan entre silencios prolongados, con notas blancas y negras de medias potencias (U.E., Japón,…), redondas de grandes gigantes (EE.UU., Rusia, China, …), y corcheas y semicorcheas de países emergentes, con economías en crecimiento; pero no debemos olvidar, que esta partitura se escribe también con fusas y semifusas de pequeños países en cuanto a su peso específico en la economía mundial, pero un gran número de población, que sobrevive en el límite de la vida y de la dignidad.

Nos encontramos ante un nuevo lenguaje, un nuevo escenario. Nunca debemos aceptar verdades absolutas, ni dogmas. Todo es cuestionable, pero no todo es falso, erróneo, ni deleznable.

Queremos oír una sinfonía en la que los Estados Unidos de Europa tengan un papel predominante en cuanto a ideas, Y entre ellos, a un solista incomparable, “España”. Porque esta tierra es de buenos músicos, de buenos gestores públicos de la economía, y de buenos ciudadanos demócratas.

Buen viaje, y hasta pronto.
¡Ah! Enhorabuena al vencedor, y que este sea Demócrata.

Desde Xàbia/Javea

enric doménech

 
At 03 noviembre, 2008 20:32, Blogger Millan Fernandez said...

Que envidia Pepe, serás testigo in situ de un acontecimiento que marcará posiblemente este siglo. Cuando menos, unas décadas. Hay un antes y un después de la irrupción de Obama en el escenario internacional. El, como Kennedy en su día, u otros grandes líderes, maracará un importante hito.
Esperemos que el resultado sea el deseado, de lo contrario, la depresión será fuerte, generalizada e inconveniente.
España, y Europa, debe recibirlo con los brazos abiertos. Esperemos que España sea lugar de visita preferencial, eso afianzará nuestra posición global.
Zapatero y el tienen mucho en común, salvando las diferencias. Ambos se opusieron desde un principio a las salvajadas de la Administración Bush. En parte, Obama es resultado de Bush y del debate abierto por Zapatero (con el respaldo del pueblo) de retirarse de donde nunca deberiamos haber estado. Las cosas se encauzarán. Aunque queda mucho, muchísimo y difícil trabajo por delante.Suerte.

 
At 03 noviembre, 2008 20:53, Blogger Thorio said...

Si que tiene que ser emocionante vivirlo en primera persona. Que te vaya bonito. Personalmente creo que lo mejor de estas elecciones es la marcha de Busch, pues aun cuando gane Obama (ojalá que así sea)en Estados Unidos siempre gana el partido de los negocios, del dinero. Poco margen de maniobra (amén de que de izquierdas no tienen nada)les queda a los demócratas. Pero estoy de acuerdo y en eso te animo, en que hay que mantener unas relaciones de socios, defendiendo cada uno sus principios. Buen viaje.

 
At 03 noviembre, 2008 21:17, Blogger Francogordo said...

El conocer la necesidad, es lo que realmente nos hace libres.

Que un hombre que parece conocerla de primera mano pueda acceder hoy a la presidencia de los EE.UU., con lo que ello supone, en principio, debería hacernos más libres a todos, aunque sólo sea un poco.

Con lo que cuesta cada gramo de libertad, la victoria electoral del señor Obama, supondría un gran regalo para toda la humanidad, primero por poder celebrar el final de la nefasta y oscura etapa que encarna George W. (¡qué peso nos quitamos todos de encima, pase lo que pase!) y en segundo lugar, y más importante, por abrir la ventana a la esperanza en la posibilidad de un cambio significativo en el funcionamiento del mundo.

Pero bueno, como vimos ayer, hasta la última curva todo es carrera y aún así, lo principal, más que ganar, es consolidar después, la victoria con hechos y políticas que hagan de este mundo un lugar más libre, justo y pacífico, en dónde el diálogo y el entendimiento triunfen, de una vez por todas, frente a la maldita razón de la fuerza.

Poder vivir este tiempo y poder ser testigos directos de hechos que muy probablemente lleguen a ser y hacer historia en un futuro es altamente emocionante y otro de los regalos que la vida nos proporciona en contadas ocasiones.

Salud y suerte para todos.

 
At 03 noviembre, 2008 22:55, Blogger josefa said...

Te deseo suerte en la visita a EEUU y que aprendas muchas técnicas de como trabajan los americanos para una campaña electoral. Un saludo Josefa

 
At 04 noviembre, 2008 00:09, Blogger Agua said...

Ahora mismo es más o menos la hora en que empieza en España el 4 de Noviembre. Quedan unas 36 horas, supongo, para que sepamos algo de los resultados.

Y una piensa en muchas cosas. La primera que se me viene a la cabeza es que nunca antes unas elecciones estadounidenses me habían causado este interés.

Cierto es que cierta actividad a la que dedico mi tiempo libre (y no tan libre) desde hace un tiempo haya podido contribuir a esto, pero es obvio que no es algo personal, que es algo compartido, que estas elecciones sean quizá las que más expectación hayan causado en el mundo entero en toda la historia de EE.UU..

Otra de las imágenes que pasan por mi cabeza es internet, y cómo, no me cabe duda, tiene mucho que ver en que desde fuera de EE.UU. estemos viviendo estas elecciones, si no como nuestras, sí como parte de nuestras vidas.

Porque si globalizado está el mundo, lo que a veces nos sume en una enorme sensación de impotencia ya que quien siempre gana es el pragmatismo, no es menos cierto que esa misma globalización supone a la vez la unión de muchos que hacen la fuerza.

Es muy posible que las políticas que hayan de defender y ejercer Obama y McCain se parezcan más, por ese pragmatismo que antes mencionaba, de lo que a muchos nos gustaría.

Pero también es verdad que más se parecen los nºs 49 y 51 y sin embargo los dos puntos que distan entre ellos marcan la diferencia vital, tan vital como el ser y el no ser.

No sé quién ganará. Y si soy sincera, me parecerá respetable cualquier cosa que elijan, pues es su voluntad la soberana.

Pero me inclino por pensar que ganará Obama por un estrecho margen, fruto de la contraposición del efecto Bradley con algo en lo que sí que quizá tengamos el resto del mundo más papel de lo que pensamos...me inclino a pensar que ese efecto Bradley se verá al final compensado, por la cantidad necesaria, con la conciencia de ese estadounidense que, en el último y decisorio momento, cuando meta su papeleta en su sobre, además de ciudadano de su país se sienta ciudadano del mundo sabiendo lo que el mundo sufre y ha sufrido y espera ahora de ellos, en cuya mano, por suerte o por desgracia, está tanto que decidir.

Y, en cualquier caso, la esperanza es lo último que se pierde, y siempre nos quedará la utopía ;)

 
At 04 noviembre, 2008 11:30, Blogger Luis Serrano said...

Hola José! Espero que gane Obama, aunque sinceramente, creo que cambiará poco o nada de lo importante, exceptuando la política exterior. ¡A ver qué tal!

Muy bueno tu blog, pero deberías actualizar la hora y el formato (opciones en inglés, GMT incorrecto). Saludos!

 
At 06 noviembre, 2008 17:19, Blogger duda y meditación said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 06 noviembre, 2008 22:40, Blogger duda y meditación said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Publicar un comentario

<< Home