lunes, 17 de noviembre de 2008

Buen trabajo


De madrugada conocíamos la detención de Txeroki, un importante dirigente etarra al que se le atribuye la jefatura de los comandos de ETA. Una buena noticia que nos debe alegrar a todos los demócratas. Así acabarán todos los violentos: detenidos, juzgados y en la cárcel. Hay que felicitar, por el buen trabajo realizado, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y más concretamente a la Guardia Civil por estas importantes detenciones que se suman a las logradas también hace pocos días. Con ello felicito también al Ministerio del Interior y al magnífico trabajo que está realizando al conseguir una estrecha colaboración del gobierno francés para cercar a los miembros de ETA. La buena disposición de las autoridades francesas, que debemos agradecer, es una pieza clave, dentro de la cooperación internacional, para acabar con el terrorismo. Esta detención supone un duro golpe a ETA y confío en que este paso firme contra los terroristas permita también obtener más información que contribuya a acabar definitivamente con los asesinos.

Mi comentario inicialmente iba dirigido a hacer un breve balance de la Cumbre de Washington. Creo que podemos coincidir en que ha sido productiva. Se han analizado las causas de la crisis y, sobre todo, se han fijado unánimemente las medidas a adoptar para hacerla frente. Unas se aplicarán a corto plazo y otras, de carácter más estructural, se pondrán en marcha en los próximos meses.

Doy mucho valor a la coordinación para definir estas medidas. No se trataba de que alguien se impusiera sobre el resto. Pero está claro que las tesis que defendía la UE y los países emergentes son las que han recibido el apoyo unánime de todos. Esas eran las posiciones que defendía España y cuyos ejes explicó previamente el Presidente del Gobierno de España. Más estado para un mejor mercado. Esa puede ser una de las conclusiones y el resumen de las medidas a adoptar. Se ha hecho un gran esfuerzo por regular. Es decir, por ofrecer más transparencia, más control y por establecer las cautelas mediante la fiscalización necesaria para impedir los abusos que nos han abocado a esta crisis financiera. Esa era la posición que Zapatero defendió en la Cumbre.

Ahora el PP insiste en que España debe acudir a estas cumbres por derecho propio. Me pregunto: Cuándo ellos gobernaban ¿España no tenía ese derecho? Si lo tenía ¿por qué no fueron capaces de incluir a nuestro país en este tipo de cumbres? En la afirmación que ahora hacen tan pomposamente está implícito el reconocimiento del fracaso de su política exterior y la confirmación del buen trabajo realizado por Zapatero.

También afirman sin sonrojo que han triunfado las tesis que ellos defendían. No es cierto pero lo vamos a dar por bueno si eso supone que apoyarán las medidas que de la Cumbre han salido. Que yo recuerde, se han opuesto frontalmente a, al menos, uno de los acuerdos de la Cumbre como es destinar más inversión pública para reactivar la economía. Por tanto, bienvenido su cambio de opinión. No obstante, en breve sabremos si están de acuerdo con lo que, según el PP, ellos proponían desde hace meses. El Gobierno expondrá un paquete de medidas que desarrollan las conclusiones de la Cumbre. El PP volverá a estar ante la disyuntiva de apoyar las medidas necesarias para hacer frente a la crisis o deslizarse por la crítica cuyo único fin es intentar desgastar al Gobierno. Antes se quedaban solos en España, ahora corren el riesgo de quedarse fuera de la ola de reformas que las principales economías del mundo han acordado en Washington para combatir la crisis que tanto nos preocupa.

5 Comments:

At 17 noviembre, 2008 14:13, Blogger MAX said...

De vuelta de Washington…

A la vista de lo acontecido estos días en W.D.F., y de las posturas expresadas, parece ser que partimos del siguiente escenario:
Las posiciones neo-conservadores y liberales, abogan por la sempiterna ‘libertad de mercado’ y su ‘autoregulación’.
Los socialdemócratas plantean recetas ya contrastadas de control y fiscalización de la gestión de las entidades financieras.

Dos modelos, dos puntos de vista sobre un único paisaje económico: la globalización de la economía.

El pertenecer al club de las economías llamadas importantes, solo se consigue por la fuerza de los hechos. Un país o zona tiene un Producto Interior Bruto (PIB) determinado, y unos intercambios con otros países o Balanza de Pagos, más o menos positiva, y eso le llevará a ocupar un lugar en el ranking, o podium de los países con mayor influencia en este mundo global.

¿Porqué no ha afectado de igual forma a todos los países encuadrados entre los ‘más importantes’?

Básicamente, dependerá de su flujo con el exterior, y de la importancia relativa de este en su propia economía. Un país autárquico, no notará ninguna alteración. Pero hoy por hoy, ni Corea del Norte lo es.
Y sin embargo, un país netamente importador, lo notará en la medida en que vea influidos sus ingresos por el acontecer del resto de economías. Así, por ejemplo Arabia Saudí, siendo un importador nato de productos y servicios, ve hipotecado su futuro, por la minoración de las demandas de petróleo, por parte de los países suministradores (y fabricantes o productores) de bienes y servicios habituales. Y por ende, también por la pérdida de valor de sus inversiones en el extranjero.
El caso español, no es uniforme. Las regiones con actividad económica de vocación exportadora, verán sufrir en sus balances, la pérdida de entradas por ventas. Y aquellas zonas con actividades más ligadas a la subsistencia, normalmente verán estabilizadas o minoradas muy sensiblemente sus balances.

Hoy se hace más latente el ojo vigilante sobre cualquier movimiento económico. Qué se gasta, para qué se gasta, cómo se gasta, y que rentabilidad económica o social me va ha producir.

Es ahora cuando se hace más necesario, y más latente la habilidad y el saber hacer de los gestores de las distintas áreas, sea en la empresa, o en las administraciones, o las economías domésticas.

La convergencia de criterios (ninguna por separado puede imponerse a la otra), nos trae a un ‘pacto de condiciones’ de movimientos de capitales.
De un lado la exigencia de tener una horquilla de negocio. El mercado es imperfecto, porque sino, no se producirían las plusvalías. Hay muchos elementos que inciden en el precio de las cosas, además del valor real del producto o servicio.
De otro lado, la necesidad de esclarecer los flujos o caminos del negocio. Eliminación de las zonas oscuras o paraísos fiscales (Bahamas-Nassau, Azores, Gibraltar, Suiza, Mónaco, Liechestein, Panamá, etc…). Algo como suprimir las banderas de conveniencia de los buques. (Otra manera de sortear las obligaciones y controles legales).
Replanteamiento del ‘peso específico’ de las monedas nacionales. ¿Cómo evitar que algunos países devalúen o revaloricen de forma ‘artificial’ el valor de su moneda, si no es acorde a la variación de su riqueza objetiva?

Todo esto sería desde el punto de vista global, y atendiendo a las relaciones entre los diferentes países.

Si a esto, añadimos, el organismo, ente, o sumo gestor de los flujos de negocio, se estará a la dependencia, y yugo de un tercero, que puede tener inclinaciones o preferencias (tirrias, o fobias) sobre alguno de los agentes en liza. ¿Cómo conseguir que este ‘ser’ se comporte de manera ecuánime, equitativa, y con capacidad de impartir justicia?

¿Cedemos soberanía todos los países? ¿Quién ejerce la interlocución, los países o las agrupaciones de estos? ¿Volvemos a establecer países con capacidad de veto? ¿Existe el suficiente nivel de confianza entre los actores? ¿Cuál es el papel en este damero, de las multinacionales?

Muchas interrogantes todavía por desvelar. Mucha materia sobre la que negociar. Muchos temas sobre los que debatir. Muchos estatus por definir, y retrosituar.

En este enorme ajedrez, se debe jugar sin rey o reina, pero se hacen más estratégicamente decisivos el resto de figuras. Y recordemos, que antes, un peón podía hacer ‘jake mate’. Ahora se trata de llegar siempre a las tablas.

Saludos desde Xàbia / Javea

enric doménech

 
At 17 noviembre, 2008 21:19, Blogger Francogordo said...

La ausencia de elegancia, es lo que ha caracterizado a Mariano Rajoy y sus chicos/as a la hora de subirse, en último lugar, desgraciadamente, al carro de la responsabilidad y el sentido común, aunque esto ya, no sorprende a casi nadie.

Ahora toca hacer que los Estados crezcan un poco más (como dice el pp que decía) en favor de un mayor y mejor control, regulación y transparencia de los mercados, para evitar con ello junto a otra serie de medidas, el hundimiento de las economías, cosa que ya sabemos que no ocurre por culpa de Zapatero, (como el pp decía y casi seguro seguirá diciendo).

Estaría bien, por tanto, en estos tiempos de dificultades para todos, que en España, determinados privilegios medievales fuesen desapareciendo, pues si bien en este acofensional estado, probablemente, nunca sepamos si dios juega a los dados o al mus, sí que conocemos a los que en su nombre lo hacen, accediendo al mercado, pero sin pagar impuestos, y para financiar no se sabe siempre muy bien qué.

Es empresa dificil esta, pero en la que no se suele perder la fe, a diferencia de otras.

Por lo demás, nunca sobra mostrar agradecimiento a tod@s aquell@s, quienes con su tabajo bien hecho, en ocasiones jugándose su propia vida y no por ello dejando de pagar impuestos, nos proporcionan a tod@s una vida mejor.

Salud y suerte para todos.

 
At 18 noviembre, 2008 22:56, Blogger Manolo said...

¿"Más Estado para un mejor mercado"?.
Es difícil compaginar eso con la propuesta de la cumbre de realizar rebajas fiscales. Ese gol lo pagaremos caro. No se como vamos a pagar la deuda que se acepta que aumente en estos años, ni como pagaremos las necesidades de atención social derivadas de la crisis.
Ni un paso atrás en los impuestos, que luego a ver quien se atreve a subirlos. esa batalla de la opinión pública no se está dando bien.

 
At 19 noviembre, 2008 13:43, Blogger Victoriano said...

Hola;

Espero que el compañero Pepe Blanco filtre bien todos los textos que recibe y deje pasar el mío.

Como socialista me cuesta mucho comprender los equilibrios de todos los compañeros que nos hablan estos días de economía y mercado.

Porque todos, unos con más desparpajo, otros con cierta timidez, llegan a un punto en el que reconocen que sin salir del modelo capitalista muchas contradicciones entre paises, entre clases y aun entre géneros, no tienen solucion solidaria, pero justo en ese punto se detienen y dan vueltas y más vueltas tratanto de hacer cuadrado el cículo de las leyes económicas que obligan a las empresas a buscar el beneficio por encima de cualquier otra consideración.

El último compañero que hizo la pirueta más diver fue Alfredo perez Rubalcaba en Valladoid, hace un par de semanas, donde afirmó con toda su potencia de voz que el problema es que "el mercado tiene nombre y apellidos" y que "ese mercado que nos trae de cabeza, con sus nombres y apellidos es el que hemos de regular, para evitar que nos lleve a todos a una crisis aun mayor de la que vivimos"

Luego el compañero ministro nos contó un chiste sobre el Mercado, para terminar explicando tal como dice el Roto: "el caos soy yo= el mercado".

Llegados a este punto yo me pregunto ¿cuando el partido socialista, en el que yo milito, va a continuar con esos argumentos hasta el fin y ellos mismos y vamos a encarar que fuera del mercado puede habar vida?

¿cuando encararemos la superación del marco capitalista?

En mi opinión mientras los humanos sigan dando vueltas sobre como reformar un sistema que ya conocemos bien y sabemos como funciona, mientras nos engañemos y tratemos de engañar a otros sobre las posibilidades que con este sistema existen de solidaridad y de igualdad, solo haremos alargar el sufrimiento de quienes estemos peor situados al principio de la crisis, y además alejar la esperanza de que algun día deje de haber paganos de la crisis y beneficiados de la crisis

Victoriano
militante de base
Agrupacion medina de rioseco
Valladolid

 
At 21 noviembre, 2008 01:29, Blogger Lorenzo said...

La imaginación a la lucha dialéctica

Acabo de leerlo aquí: ¿Por qué no lo hicieron cuando estaban ellos en el poder?

Cierto, pero... es cansado escuchar siempre el mismo argumento y contra-argumento, como el runrun de fondo del debate político. Seguramente necesario en la dialéctica, pero cansado.

He escuchado hoy a la Sra. Ministra de igualdad hablar de problemas de transmisión de ideas, de logros. Es un problema real de la izquierda en España.

Por otro lado he leido a la Sra. Presidenta de la Comunidad de Madrid, citada en "ABC"; ponía dos ideas... ¿Cómo decirlo...? ¿Antediluvianas? encima de la mesa: por una parte hablaba del pasado criminal del PSOE -no recuerdo ahora con certeza si a este respecto traía a mal traer el asesinato de Calvo Sotelo del 36-, y, por otra, contraponía, seguramente ufana, que su partido se había fundado muchos años después de instaurarse la democracia... como dando a entender que no tenía, por lo tanto, ese tipo de perturbadores antecedentes.

Frente a ideas como estas, ¿qué necesidad tienen las fuerzas progresistas de este país de usar manidos argumentos como el que encabeza mi comentario y otros similares?. Con imaginación y dejando que se ahorquen en sus propios argumentos circulares ellos solos, seguro que somos capaces de superar la política de "echa m***** que algo queda" tan habitual en cierta ralea de políticos. ¡A por ellos, que son pocos!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home