jueves, 24 de julio de 2008

El consenso nos hace más fuertes

La reunión que ayer mantuvieron Zapatero y Rajoy, con independencia de los acuerdos alcanzados, tiene una importancia en sí misma. Me parece importante por la normalidad que vuelve a establecerse tras unos años de crispación política que ha afectado negativamente al clima general del país.

Hay que alegrarse por lo que debería ser, y de hecho así es en los países de nuestro entorno, que el Presidente del Gobierno se reúna con los representantes de las fuerzas políticas para buscar acuerdos en asuntos de Estado para los que es recomendable el mayor consenso posible. Ayer inició esta ronda con el líder del PP y, en los próximos días, hará lo propio con el resto de grupos parlamentarios.

Creo que la reunión marca un nuevo clima político en España necesario para afrontar los retos y dificultades a los que se enfrenta nuestro país. Recupera el consenso en la lucha contra el terrorismo coincidiendo con otro duro golpe a los terroristas de ETA que ha representado las detenciones de los últimos días. Y sienta las bases que permitirán formalizar acuerdos para agilizar y modernizar la administración de Justicia, acercándola más al ciudadano y a la realidad social de nuestro país. Asimismo desbloquea la renovación del CGPJ y del Tribunal Constitucional, acabando con una situación que no podía alargarse más en el tiempo.

Esto no significa que no haya discrepancias, incluso es bueno que existan porque ponen de manifiesto los distintos proyectos que cada uno representa y que los ciudadanos escogen en las elecciones. Pero en los asuntos de Estado, todos los ciudadanos ganaremos si sabemos buscar el consenso necesario para hacerlas frente. Esta primera reunión ha sido un paso en esa dirección y confío en que vaya abriendo un camino de entendimiento que nunca deberíamos haber abandonado.

12 Comments:

At 24 julio, 2008 13:19, Blogger MAX said...

Algunos crecimos con el 'consenso', y nos pareció normal que para tomar decisiones, se tuviera en cuenta la opinión de los demás. No teniamos entonces ni edad para votar, ni sabíamos muy bien en que consistía la democracia. De la dictadura y el mensaje único, solo nos queda la supresión de los dibujos animados, con la muerte del dicador, y aquello de que grande y libre, era porque cabian todos, y se era libre para irse...
A pesar de pedir todos los partidos mayoritarios en cada proceso electoral, la mayoría absoluta para gobernar, soy del convencimiento, que esta no es la mejor de las soluciones, por la simple razón, de que los españoles somos muchos y de diverso opinar.
Todavía necesitamos demostrar que somos capaces de decidir, respetaqndo y oyendo a nuestro contrincante político. Desde el respeto a las opiniones. desde el reconocimiento a sus planteamientos, y desde la voluntad de conformar decisiones que engloben al máximo de exponentes.
Nuestra democracia ha demostrado varias veces destellos de madurez, pero sus protagonistas, no siempre han estado a su altura. A la altura que esperabamos muchos españoles.
En democracia son tan importantes las formas como el fondo. Y creo que todos agradecemos que se desatasquen los cauces de comunicación.
Al menos oigámonos. Y si es posible, actuemos en consecuencia después de saber y conocer la opinión del otro.
Bienvenidos a la banda ancha.

 
At 24 julio, 2008 14:57, Blogger Francogordo said...

Está clara la existencia de una serie de intereses que son comunes para la inmensa mayoría de ciudadanos, y que por su naturaleza, nunca deben, ni debieron, formar parte del juego político.

Todo lo que sea avanzar en la consecución de acuerdos estables y duraderos en el tiempo sobre estas materias, sea siempre bienvenido, que ya iba siendo año.

Salud y suerte para todos.

 
At 24 julio, 2008 16:45, Blogger Samuel Mª García Tamajón said...

La verdad es que si, parece que ayudara a mejorar el clima político. Establecer ciertos pactos, converger en materia antiterrorista y judicial, a la par que no oír por primera vez en boca del PP palabras de mal gusto es algo marcadamente positivo. Se ve que han conseguido vislumbrar el camino de la oposición más allá del teatrillo. Aun así me gustaría saber cual es esa famosa “batería” de propuestas para la situación económica que plantea el PP, porque si es bajar impuestos, ayudar al despido libre (cosa que hicieron en la época Aznar) y liberalización del suelo están muy equivocados. Lo digo porque aunque fuese buena la reunión, no falto la ‘puya’ de Rajoy diciendo que no se había aceptado su “batería” de soluciones, las cuales nunca nadie ha oído hablar. Esta es la grandilocuencia a la que ya estamos más que acostumbrados por parte del PP. Pero bueno estos son los dos partidos llamados a gobernar, por lo tanto converger es necesario en pos de la estabilidad.

Un saludo,
Samuel

 
At 24 julio, 2008 18:53, Blogger duda y meditación said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 25 julio, 2008 09:52, Blogger Carolus Primus said...

Algunos analistas como Carlos Carnicero se preguntan si podremos vivir sin crispación ante las "nuevas formas" del PP. Pues sí, debemos. El problema es saber si la "nueva estrategia política del PP" es una táctica más que sólo pretenda desmovilizar al electorado que presta sus votos al PSOE.

Desmovilizar a algunos sectores de la izquierda, que según Carnicero, "añoran" la crispación es fácil. Sólo es necesario que la única propiedad que poseen, que es la libertad, no se sienta amenazada. La simple sensación de normalidad y algunas decisiones gubernamentales pragmáticas son suficientes para "adormecer" de nuevo a la izquierda. Conseguir despertarla de nuevo es mucho más costoso y requiere un gran peligro al acecho de sus costumbres.

Para la derecha sociológica, la base social que apoya al partido que mejor represente sus intereses y cuyo líder puede ser accesorio, la movilización es instantánea porque su principal valor es la defensa de la propiedad, conseguida o en vías de conseguir. Es un valor mucho más tangible y es el que les da la libertad de actuación, independientemente del régimen político. Es sabido que la derecha es mucho más adaptable a los usos y costumbres sociales que la izquierda, puede perfectamente adoptar políticas y valores históricos de la izquierda sin que se les caigan los anillos si con ello aseguran su status social, siempre y cuando no haya merma en su sentido de la propiedad, material principalmente.

El campo de actuación de la izquierda es mucho más limitado, su base social son los asalariados, los funcionarios, las clases pasivas y algún que otro profesional independiente. Todos ellos susceptibles de cambiar de "clase social" a la mínima que puedan adquirir bienes y propiedades de forma estable. La izquierda en el poder sólo puede gestionar la propiedad pública buscando el beneficio social de amplias capas de la población, garantizando el poder adquisitivo de su base social y ampliando, si es posible, nuevos derechos demandados por la sociedad. Ello sin menoscabo de los intereses privados que deben convivir cómodamente en un Estado de Bienestar Social.

Dicho esto, lo que ha permitido movilizar a duras penas a un electorado de centro y de izquierdas en favor del partido que ocupaba legalmente el poder, ha sido la atmósfera asfixiante creada por la crispación. Una atmósfera que ya estaba afectando gravemente a nuestras relaciones sociales y de vecindad, poniendo en peligro el mismo Estado de Derecho y la propia democracia. Así se ha entendido por la mayoría de la población. Así parece que también lo ha entendido el principal motor de la estrategia crispatoria, el Partido Popular, que ha buscado el centro político apresurádamente y sin complejo de culpa.

Ahora el Partido Popular no tiene necesidad, de momento, de apretar las tuercas de nuevo. El desgaste de ocho años de poder del Partido Socialista hará posible una trasferencia de electorado hacia un Partido Popular apto para gobernar, lo cual requiere estar lejos de extremismos que hipotequen sus futuras actuaciones. Pero ya avisó Aznar de que volverían a las andadas si con ello transmutaban el interés partidista en interés público  a conveniencia.

Los analistas independientes no deben temer por su futuro, podrán seguir siendo equidistantes y buscando "matiZes" que señalen los errores de la política gubernamental, sin que se les acuse de favorecer al PP. Los miles de blogueros molestos desaparecerán con el tiempo y la independencia de los analistas, por lo menos no dependerán de la línea editorial de la competencia que no les da de comer. estará asegurada.

Otro cantar es saber qué hacemos con la siempre beligerante Iglesia Católica de la Conferencia Episcopal Española, con la COPE a la cabeza, y con las conspiraciones fabricadas en las mesas de redacción de medios de comunicación como EL MUNDO. Interesa saber también cómo neutralizar los órganos de propaganda de las autonomías gobernadas por el PP, como Canal 9 y Tele Madrid. Desmontar otro tinglado como las televisiones "digitales" otorgadas a dedo (al calor de la crispación) a grupos de intereses extremistas ligados a los anteriores va a ser muy difícil. Y por último ¿ Se van a desmovilizar los miles de blogueros "ciberfachas" y se les va a dar pasaporte a la nueva clase de tifosi ultras que siguen apoyando al PP ?.

Quedan muchas cosas pendientes en el candelero que ocultan, a los ciudadanos embobados con los fuegos de artificio coyunturales, la verdadera realidad de que España está en venta desde que lo anunciara Aznar: la trasferencia masiva, sistemática y sin dilaciones de toda aquella empresa, bien o servicio público que pueda pasar a manos privadas, preferentemente a manos de militantes o simpatizantes relacionados con el Partido Popular, y que es el trasfondo de la cuestión crispatoria.

Los analistas "independientes" no tendrán de qué preocuparse por mantener la equidistancia, mientras sigan mirando a otro lado.

 
At 25 julio, 2008 16:25, Blogger duda y meditación said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 26 julio, 2008 12:30, Blogger Angelah said...

jo, que mal vendeis lo que haceis. Hay que seguir con que no se va a bajr las partidas para lo social, que el PP quiere hacer un reajuste con los gastos sociales, ahí, ahí, insistiendo gastos sociales. Hay que venderse mejor. Yo te creo ¿y los demás? machacar con lo de los gastos sociales. para el PP no bajar el presupuesto social es no hacer nada. NO hacemos Nada, para el PP solo quitando o restringiendo el gasto social es hacer algo etc. etc. un abrazo

 
At 27 julio, 2008 13:21, Blogger Manu said...

El consenso bien entendido es positivo. Pero el consenso fruto de aceptar los vetos del PP en materias de reforma de la justicia es un auténtico fracaso.

 
At 27 julio, 2008 20:22, Blogger duda y meditación said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 27 julio, 2008 23:04, Blogger duda y meditación said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 28 julio, 2008 10:59, Blogger Agua said...

Buenos días, don José. El mensaje que le envío tiene una propuesta muy concreta sobre un tema muy concreto: el de la educación y las lenguas maternas. Y como es una propuesta con intención de consenso, se la mando aquí mismo.

El tema, como ya digo, es sobre la educación y la lengua materna en que ésta se lleve a cabo, tema que como todos sabemos, algunos defienden con más sinceridad que otros.

El caso es que en conversación online con otra persona, creo que del grupo de las sinceras que creen realmente que es una merma de derechos que los hijos de uno no puedan estudiar en su lengua materna, se me ha ocurrido una idea, que no por posiblemente peregrina e inocente quiero dejar de exponerla. Por si fuera útil, que nunca se sabe.

Si los derechos son de las personas, y no de los territorios ni de las lenguas, podría proponerse la creación de, démosle un nombre cualquiera, Colegios e Institutos de Diversidad Lingüistica, que serían colegios ubicados mínimo en todas en cada una de las provincias españolas, y en los que se impartiría la educación en las otras lenguas que no fueran la elegida como vehicular en la comunidad a que pertenezcan. Tantos colegios como la demanda exigiese.

Me explico: en toledo por ejemplo, un colegio donde se educase, en diversas aulas, tanto en catalán como en gallego, como en euskera.
En Barcelona, un colegio (o más si falta hicieren) en que se pudiera estudiar en castellano, gallego o euskera. Y así sucesivamente en todas y cada una de las provincias españolas.

De esta forma, quien quiera, ya sea que su lengua sea una u otra, y ya sea que pueda o quiera o no vivir en su comunidad, pueda ver respetado ese que considera su derecho, el de que sus hijos estudien en su lengua materna.

Pues eso, proponerlo, por si alguien lo considera estimable para un hipotético consenso.

 
At 28 julio, 2008 14:50, Blogger MAX said...

Un comentario a la idea de Agua:

Me parece que tu idea, vendría mejor encuadrada si estuviéramos hablando de estados diferentes; a modo del lycée française, o el colegio alemán, o el Goethe, o el instituto británico, o decenas de colegios ingleses en nuestra península.
Un detalle, cada uno de estos centros educativos, tienen planes de estudios de sus países respectivos. Y existen publicadas las convalidaciones entre estos estudios y el sistema educativo español.
En tanto en cuanto el sistema educativo español, viene definido en sus contenidos, por parte del Estado, en cuanto al cuerpo del plan de estudios, y después viene definiéndose por parte de cada Comunidad Autónoma, aderezado con el ‘proyecto curricular del centro’. Existe de sobras una oferta variada de centros, y no es inconveniente, tal como sucede en la Comunidad Valenciana, de que cualquier ciudadano pueda elegir entre la lengua propia de los ciudadanos de una comunidad autónoma, o la que es común al resto de ciudadanos del estado español.
Esto contrasta con el perfil del Conseller de Educación valenciano, que quiere imponer la docencia de ‘Educación para la Ciudadanía’ en inglés, lengua oficial como todos sabemos en la península ibérica (su embajada, y Gibraltar)

Enric Doménech

 

Publicar un comentario

<< Home