martes, 9 de octubre de 2007

Estado de Derecho y Unidad

Hoy había escrito un post sobre una foto publicada por varios periódicos nacionales. En ella se ven los carteles con los que la izquierda radical, violenta e intolerante del País Vasco ha empapelado las calles de los municipios de Euskadi. Las siglas del PSOE aparecen ligadas a un calificativo: “fascista” y a una pregunta ¿”esta vuestra paz”?

En el momento en el que me disponía a publicarlo he recibido la noticia del atentado de ETA en Bilbao. Lo primero que espero, es la pronta recuperación del escolta Gabriel Ginés.

En dicho post defendía la independencia de los jueces en unos momentos en los que se pretende aprovechar el auto de Garzón para criticar al magistrado y también para tratar de erosionar al Gobierno.

Pero quiero aprovechar estas líneas para mostrar mi más absoluta condena por este nuevo atentado. Tanto los que ponen las bombas como los que solo saben cumplir las órdenes de ETA y no tienen el valor de desmarcarse de una estrategia de violencia que rechaza la inmensa mayoría del pueblo que dicen defender, deben encontrar por encima de todo el Estado de Derecho y la unidad de los demócratas.

Menos demagogia, menos disfraz de patriota con bandera y más (un poco al menos) respaldo al Gobierno en la lucha contra el terrorismo.

Frente a la barbarie terrorista el Estado de Derecho y la unidad de todos los demócratas.

5 Comments:

At 09 octubre, 2007 21:12, Blogger Daniel Barba said...

Pues no se, compañero... Los ultimos acontecimientos no son, a mi entender, los mas apropiados para acabar de manera segura y definitiva con ETA.

Es evidente que la democracia no puede claudicar frente a los terroristas, pero desde luego, por esta via el proceso sera muy largo y sin duda, peligroso y duro.

Lo ideal habria sido el cese de la violencia y el dialogo civilizado y democratico. En nuestro pais debe haber cabida para todas las sensibilidades politicas, siempre en democracia y siempre sin violencia... si ETA ha elegido el camino dificil, entonces tambien es cierto que el Estado no debe asustarse y emplear todos los medios que tiene a su disposicion en democracia para asegurar el Estado de Derecho y la liberdad y seguridad de todos los ciudadanos.

Solo espero que algun dia lleguemos a comprender que la violencia no sirve para nada, que todos tenemos que convivir en este pequeño mundo y, aunque algunas cosas de nuestros vecinos no nos gusten, debemos actuar respetando siempre a los demas para que nuestro dia a dia en este planeta sea un poco mas agradable.

 
At 09 octubre, 2007 22:27, Blogger gonzalo said...

Me sumo a la condena por el cobarde atentado sufrido en Bilbao y en el deseo de una pronta recuperacion del escolta herido. Condena que hago extensiva a quienes no condenan la violencia y la cobardía con la que actua ETA. Confio y espero que pronto acabarán todos los terroristas y quienes justifican la violencia en la carcel ya que es el unico camino que han elegido.

 
At 09 octubre, 2007 23:46, Blogger JavierPiornal said...

¿unidad? esa palabra no existe en el vocabulario del PP, se han pasado toda la legislatura haciendo demagogia del terrorismo etarra,con unas acusaciones muy fuertes, pero se han hecho su propio abujero y los ciudadanos les castigarán por utilizar el dolor y el terrorismo con fines electorales.
un fuerte abrazo socialista Javi
y mi condena absoluta por el atentado.

 
At 10 octubre, 2007 12:57, Blogger hasta los mismísimos said...

Sigo sin entender por que les llaman "izquierda radical" si no son de izquierdas... Luego nos extrañamos de que nos midan a todos-as por el mismo rasero.

 
At 23 octubre, 2007 21:19, Blogger Violeta said...

El Estado de Derecho es la grandeza de un país.
No son, pues, los símbolos de un país (banderas, himnos y demás) los que generan representación de la autenticidad de ese país sino la lealtad de los órganos de poder – esencia aglutinante de la organización política - .
El ex presidente del Gobierno, José María Alfredo Aznar López, cuando lo del 11-M dinamitó esa lealtad tan requerida por el Estado de Derecho de nuestro país, ya que sobre el origen del cruel atentado o no sabía nada en las primeras horas y subsiguientes y así se tendría que haber dirigido a la comunidad (manejando incluso hipotéticas pero diversas fuentes en cuanto a la autoría (ETA, terrorismo islámico, etc.) o conocía de verdad al autor y calló por premeditados intereses partidistas de cara a las inminentes elecciones de 2004 o, maledicientemente, aún peor, confundió a las ciudadanos en un intento de hacer creer que la autoría era exclusivamente de ETA. De una u otra forma, la mentira se identificó y se instaló en el político que gobernaba y cuyo Estado de Derecho, el suyo, que es el de nuestra colectividad, le exigía la verdad.
Antes, el mismo presidente, se desmarcaba de su Estado de Derecho e incorporaba a nuestro país a una guerra, la de Irak, sin legalidad alguna, premeditadamente (conocedor del rechazo de la población, incluso de algunos políticos con criterio de su entorno) y con fuego enemigo sobre el Estado. Mintió con el descaro de la legalidad internacional.
Aflorada la mentira, descubierto el mentiroso, sólo le resta meditar y corregir su pensamiento y su lenguaje, interiorizar el Estado de Derecho, retirarse definitivamente, pues, como escribiera George Orwell:”el pensamiento corrompe el lenguaje y el lenguaje también puede corromper el pensamiento.”.

 

Publicar un comentario

<< Home