lunes, 24 de septiembre de 2007

Recetas del pasado

Hemos empezado a conocer las primeras propuestas del PP de cara a las elecciones del año próximo. Sus dos primeras propuestas sobre vivienda y educación inevitablemente son una mirada al pasado. Mientras la sociedad Española ha avanzado durante esta legislatura en el proceso de modernización encabezado por este gobierno, el PP se empeña en cabalgar hacia el pasado.

Su primera receta en materia de vivienda es volver a liberalizar el suelo, lo que equivale a liberalizar la especulación para que los precios vuelvan a dispararse. En clara contraposición a las medidas emprendidas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El PP sigue apostando por la especulación, de la misma manera que hizo Aznar con la ley de 1998 con la que el precio de la vivienda creció seis veces más que los salarios. La vivienda se encareció un 150% y el precio del suelo un 500%.

La nueva propuesta de Rajoy va en el mismo camino. El PP de Rajoy se presenta a las elecciones de 2008 con las políticas de vivienda de Aznar. Una vez más el modelo de vivienda del PP es el paraíso de los especuladores. Y su “líder”, Mariano Rajoy, se atreve a frivolizar sobre las medidas sociales de este gobierno. Su última ocurrencia ha sido decir que el Gobierno: "acabará ofreciéndonos a todos un chalet en el Caribe y, si no, al tiempo".

Nosotros no vamos a ofrecer chalets en el Caribe. Pero si hubiera gobernado Rajoy en estos años, quizás ahora estaría ofreciendo parcelas en Bagdad.

Su segunda receta es la eliminación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, es decir impedir que los escolares aprendan en las aulas: Derechos Constitucionales, Derechos Humanos, aprendan a debatir, a respetar las distintas opiniones. ¡Vaya patriotas! Se trata de otra propuesta que mira al pasado, lo que realmente buscan es volver a imponer la religión en las aulas y, si no, al tiempo.

6 Comments:

At 24 septiembre, 2007 18:44, Blogger José M. Jiménez said...

¿Quién debería cursar Educación para la Ciudadanía?

En primer lugar, una jerarquía eclesiástica desfasada, que pide la objeción de los creyentes de una asignatura que tán sólo se da en un curso concreto y una hora a la semana. Afán de alboroto, claro está.

En segundo lugar, un partido político, el Partido Popular, que aún conociendo los verdaderos entresijos de una democracia participativa y laica, apoya la idea de la objeción sin ningún tipo de tapujo o vergüenza, cuando en este pais la muestra más clara de objeción fue a la convocatoria a la guerra que este misma formación política impulsara en los últimos años de su estancia en el Gobierno.

En tercer lugar, un Gobierno que habla con ETA a escondidas.

En cuarto lugar, todos aquellos medios de comunicación que dan informaciones sesgadas, interesadas, partidistas, en función del monopolio al que pertenezcan. Artículos cargados de odio al contrario, informaciones tergiversadas hasta el infinito, odios, rencores y venganzas. Letras suministradas al ciudadano que, generalmente, suele obedecer a pies juntillas las editoriales de sus diarios habituales. Ni aprendieron Ciudadanía en la EGB ni al parecer Ética Periodística en la carrera.

En quinto lugar, los padres que aplauden la presencia de esta asignatura en el currículo para así seguir con la ya corriente despreocupación de los mismos a la formación en valores de sus hijos, cada vez más en manos de la pandilla cutre de la calle, de una televisión deshumanizada y de una sociedad en la que hasta el amor está cada día más relativizado. No se puede permitir que lo que siempre se aprendió en la casa ahora se aprenda en la escuela.

En sexto lugar, a todo el que critica la asignatura a favor o en contra sin saber absolutamente nada de ella, sólo por seguir la corriente del partido al que defienden como si un equipo de fútbol se tratara.

Y en séptimo lugar, a todos los profesores que impartan esta asignatura y no aprovechen la oportunidad para hacer pensar de verdad a esos chavales por vez primera. Chavales de 14 o 15 años que, de la mano de profesores cualificados, preparados y alejados de toda la absurda crítica que ha rodeado a la misma durante todo este tiempo, sean capaces de inculcar al grupo valores destacados como la solidaridad, la dimensión humana de la sexualidad, la valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sexistas, la participación en la escuela, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el respeto a las opciones laicas y religiosas de los ciudadanos, el funcionamiento de los regímenes democráticos, bienes comunes, racismo y violencia, el respeto y cuidado del medio ambiente, la circulación vial, el consumo racional y los conflictos del mundo actual.

Una asignatura para pensar, para debatir. No para manipular. Dejémosla arrancar.

 
At 24 septiembre, 2007 19:49, Blogger gonzalo said...

Se les ve el plumero por todas partes y aun creeran que nos chupamos el dedo. Han arruinado a una generación creando el mayor problema de la vivienda que se recuerda en la historia y aun quieren volver con el mismo cuento, facilitando el suelo a unos pocos para que al final lo acaben pagando vidas enteras hipotecadas a un banco. Pues no señor Rajoy, el destrozo que causaron ustedes en ocho años lo vamos a solucionar con más viviendas para los jóvenes, con medidas de choque que permitan a miles de jóvenes acceder a un piso en alquiler con el plan de choque anunciada por la ministra Chacón y que tambien se debería extender a colectivos desfavorecidos. Resulta curioso que el señor Rajoy haga sus gracias con las medidas redistributivas de la riqueza y que pretenden que en este pais llamado España tambien se cumpla el derecho constitucional de una viviendas digna para los jovenes y que se deje de especular con un derecho fundamental de los ciuddanos.
Mira Pepe, los de la Ciudadanía es otra pueba evidente que el PP quiere llevar a los españoles a las cavernas de donde ellos no han salido. Nada menos que 17 paises de la UE tienen la asignatura de la ciudadanía desde hace años y aquí los señores del PP quieren seguir torturando a las futuras generaciones con los principios fundamentales del régimen apostólico y romano. Alá ellos, poruqe aquella triste España ya es historia.
Gonzalo gayo

 
At 24 septiembre, 2007 21:52, Blogger Francogordo said...

Da igual el cocinero o el médico y hasta que la receta fuera del pasado, si sirviese para solucionar el problema con el que están condenados a vivir tantas personas.

Disfrutar de un partido o un concierto, sobre todo cuando quienes actúan o juegan son muy buenos, nos hace sentirnos como en casa. Hay muchas personas a las que se les niega la posibilidad de vivir esta sensación. Son muchos los que no tienen casa ni posibilidad de tenerla, ya sea en régimen de alquiler y menos aún en propiedad. Crear o construir un hogar es una utopía que no debía de ser. Este es el problema y no otro.

Acceder a UNA vivienda siempre presentaba muchas dificultades a todas las personas, que se resolvían no sin grandes dosis de sacrificio y esfuerzo. Hoy en día, no valen esfuerzos ni sacrificios para adquirir un bien que desde que gobernó el pp se convirtió en más que un lujo, en una lujosa necesidad, casualmente, "liberalizando" suelo, curioso concepto este, que debería aplicarse a las suegras genericamente hablando, (que venga alguien con dinero y se la lleve).

Los españoles no hemos visto por ningún sitio que la riqueza generada por algunos "liberalizantes" de suelo haya revertido o revierta en el sector que la genera, haciendo insostenible el crecimiento de ese mercado, generándose la llamada burbuja inmobiliaria, que debe ser de champán francés para aquellos que se han forrado bien, aplicando la máxima de los negocios "el que venga por detrás que se busque la vida", por cierto, gran aportación esta, de los demócratas liberales españolisísimos al "keynesianismo neoconservador luxury de Oxford", por lo menos. Son tan listillos....

Y en esas estamos. Mientras los condenados a vivir de techo madre (o padre, o familiar) se buscan la vida malamente, en el mejor de los cascos, digo casos, (¡en qué estaré pensando!) el Gobierno de España trata de mejorar su situación tomando medidas que abaraten el coste de los alquileres, otorgando garantías a los arrendadores y ofreciendo ayudas a los arrendatarios. A lo lejos, Mariano Rajoy y sus cómplices se rien y critícan los 200 euros de salario de emancipación y proponen (¡cielos!, proponen algo, pero suena a amenaza) continuar aplicando la política que ha generado esta insostenible situación.

Lo más grave es que ya no le extraña a nadie ni que se rian (los 200 euros salen de las costillas de todos y no de las de los "liberalizantes" de suelo) y ni de lo mucho que les gustaría hacer desaparecer asignaturas de los programas educativos de los escolares, aspecto este mucho más lamentable y deplorable por parte de quienes tienen obligación de mostrar y dar a conocer los principios y valores que rigen e inspiran las leyes de obligado cumplimiento en España, en donde por cierto, ni el estado, ni la ley son optativos, ni voluntarios para nadie, en cambio, la doctrina cristiana, católica, estoica, musulmana..., dicho esto con todos los respetos y a titulo de ejemplo, si lo son, como cualquier otra doctrina religiosa. Y esto es así porque la ley dice que sea así.

El pp por fín parece haber llegado al centro de la ultraderecha española, cada vez más ultra y más derecha y menos española, igual tienen que dormir con sábanas "rojiwaldas" para recordar de donde son.

Salud y suerte para todos, y ánimo para los que su casa les queda aún un poco lejos, y si están en Argentina o México o más lejos también, y preparen bien su voto para que no haya lios al final.

 
At 25 septiembre, 2007 00:40, Blogger Lolo said...

¿Quién ha dicho que Educación para la Ciudadanía es el catecismo del Socialismo? El PP.

Yo quiero que mis futuros hijos aprendan ese catecismo. Aprendan a debatir. Aprendan sus derechos. Aprendan qué obligaciones tienen. Aprendan a que no les tomen el pelo. Aprendan a defenderse con la justicia y el estado de derecho. Aprendan a opinar. Aprendan la diversidad cultural. Aprendan lo plural que es la sociedad. Aprendan los Derechos Humanos. Aprendan a amar la democracia. Aprendan que su voto servirá para algo. Aprendan a que ser diferente no quiere decir que hay que excluirle. Aprendan a respetarse. Aprendan la realidad política de su país. Aprendan a aprender.

Y como maestro que soy, quiero enseñarles todo esto. Con la ayuda de sus padres. Con la ayuda de las instituciones. Con la ayuda de las asociaciones. Con la ayuda de los propios niños y niñas.

Quiero enseñarles a aprender y además aprender a enseñarles con esta asignatura.

Creo que gracias a Educación para la Ciudadanía, la revolución educativa está a punto de comenzar. Creo que será el punto de inflexión para que esos métodos añojos y arrugados vayan a parar a la papelera. Creo que aquellos que queremos ejercer y ejercemos una forma de enseñanza alternativa, con mayor satisfacción, mayores alegrías y mayor dinamismo, tenemos otorgados en Educación para la Ciudadanía la oportunidad que nos merecemos.

Educación para la Ciudadanía es la mejor forma de hacer realidad aquello que la Unión Europea pretende y es que "Nuestros hijos, sepan desenvolverse en la vida".

 
At 25 septiembre, 2007 19:11, Blogger Montse said...

"Nosotros no vamos a ofrecer chalets en el Caribe. Pero si hubiera gobernado Rajoy en estos años, quizás ahora estaría ofreciendo parcelas en Bagdad."

Qué buena frase. ¿La has dicho por algún micro? Es la mejor respuesta a las tontunas que tenemos que escuchar.

Mariano que diga lo que quiera. Creo que le quedan pocos cartuchos por quemar y menos tiempo todavía. Se ve fuera y con mucho menos futuro lobbysta que nuestro ex Aznar. Pero bueno, puede ejercer el cargo de registrador que tanto nos han restregado él y los suyos.

Dudo que sean tan católicos como pretenden aparentar. Si estar a bien con la Iglesia les interesa no será por la moral que se aprende en el catecismo.

Nos quedan 6 meses en los que la economía parece que será determinante.

 
At 25 septiembre, 2007 21:01, Blogger JOSÉ ÁNGEL GALIANO said...

Después de haber llevado a cabo una política urbanística abonada a la especulación inmobiliaria que propició ganancias multimillonarias a promotores y constructores haciendo imposible el acceso a la vivienda a los jóvenes y a los que no lo son tanto, resulta que el Partido Popular da comienzo a su precampaña electoral anunciando que va a incentivar la adquisición de vivienda en propiedad. Supongo que será para que sus amiguetes del ladrillo acaben de vender las viviendas que tienen construidas. Sin duda, se trata de una ocurrencia para contrarrestar la propuesta de la Ministra Chacón y las ayudas al alquiler aprobadas por el gobierno. Mal andan de memoria los populares. Fue tan nefasta su gestión en el Gobierno (sobre todo en su etapa de Mayoría Absoluta) en política de vivienda que deberían sonrojarse cada vez que vayan a proponer una medida de este calibre. Parecen haberse olvidado de que ellos han sido los máximos responsables de la subida exponencial de los precios de la vivienda gracias a la liberalización del suelo.
Estaréis conmigo que por suerte, o por desgracia, en el tema de predicciones no tienen mucho futuro Rajoy y los suyos. Cuando gobernaban pronosticaron bajadas de precio de los pisos con la ley del suelo y bajada de precios de los combustibles para justificar la Guerra de Irak. Por desgracia, ni una cosa ni la otra.
Estando en la oposición han pronosticado, entre otras cosas, el fin de la familia (cuando se regularizó el matrimonio entre homosexuales) y el desmembramiento de España (con el Estatut de Cataluña). Esta vez, por suerte, han vuelto a equivocarse.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home