martes, 11 de diciembre de 2007

En el punto 5

Dicen los que más y mejor saben que si se dibujara una imaginaria escala de posiciones ideológicas del 1 al 10 en la que el punto 1 representara la extrema izquierda y el punto 10 la extrema derecha, y se pidiera a los españoles que se situaran en esa escala, la posición media resultante estaría exactamente en el punto 5.

Dicen también los que más y mejor saben que uno de cada tres españoles se situarían a sí mismos en ese mágico punto 5; y que en ese tercio de la población la intención de voto al PSOE es a día de hoy notablemente superior a la del PP.

Dicen además los que más y mejor saben que si se pide a los ciudadanos que coloquen a cada partido en esa misma escala ideológica, el Partido Socialista aparecería entre el punto 4 y el punto 5, en plena zona del clima templado y la moderación; y el PP aparecería muy cerca del punto 8, allí donde las temperaturas y las posiciones políticas empiezan a ser extremas.

Yo no me preocupo mucho por la topografía política, que a mi juicio tiene bastante de artificial. Lo importante no es estar más o menos cerca de tal o cual punto ideológico, sino estar cerca de los ciudadanos y cerca de las cuestiones de nuestro tiempo histórico. Hay políticos contemporáneos y políticos extemporáneos: Zapatero es de los primeros y Rajoy de los segundos. En edad biológica les separan muy pocos años: pero sus discursos, sus actitudes y su concepción de la política pertenecen a siglos distintos.

Recuerdo que hace ya casi veinte años que los dirigentes del PP proclamaron solemnemente que se disponían a iniciar lo que ellos mismos llamaron entonces “el viaje al centro”. Y ha resultado ser un viaje interminable, porque cada paso adelante va seguido de dos pasos atrás. Por eso, cada vez que cogen las maletas es para irse un poco más hacia el monte.

Esto del centrismo es como la felicidad: todo el mundo habla de ello pero nadie sabe muy bien en qué consiste. Por eso los que más y mejor saben se empeñan en convertirlo en un asunto de puntos cincos y de medias aritméticas. Yo me fío más de las sensaciones. Y la verdad es que te imaginas a España entrando en la segunda década del siglo XXI con Rajoy, Acebes y Zaplana en la cabecera del banco azul y te da un escalofrío.

16 Comments:

At 11 diciembre, 2007 09:58, Blogger Agua said...

La verdad...muchas veces he pensado que no deja de tener su mérito el defender públicamente que las cosas no vayan en el sentido al que claramente apunta la humanidad: el del progreso.

Así que no sea usted tan duro con el Sr. Rajoy, don José, que ya bastante tiene él con posicionarse en contra del propio progreso de toda la humanidad y tener que sacar de las piedras argumentos con que defender esa posición ;)

 
At 11 diciembre, 2007 10:52, Blogger Alicia said...

Ciudadanos sin ideología

Nuestro país, aunque no lo parezca a ratos, se divide muy visceralmente entre la moderación y lo que se ha venido a llamar el progresismo, las formas y los fondos –cambian las formas, no los modos, se dice coloquialmente-, dejando una amplia franja a un tipo de ciudadanos que con escasísimo rigor intelectual no saben o no contestan.
Ahora, se acercan las elecciones de marzo de 2008 y los partidos políticos, PSOE y PP mayormente, preparan sus estrategias para intentar cautivar en último termino a ese electorado que finalmente le de la victoria. Es triste reconocerlo, pero el votante sin criterio, ese sin ideología del que hablamos, irá detrás del que le ofrezca el más tentador de los bombones en las urnas, aún cuando luego sea tan amargo como es la vida para los muchos que viven resignados, pero sin aceptarla. Otros, se abstienen por desilusión, desidia o flojedad manifiesta. Una mayoría, ni conocen por asomo los programas de los partidos. Eso sí, se habla a raudales y, según la presentación que haga cada cual, se vota muchas veces por tradición e intuición, pero con mucho desconocimiento y grandes dosis de emotividad.
El PP intenta monopolizar, absurdamente, la imagen de España, cargando contra el PSOE su crispación apenas disimulada desde que perdiera, sin esperarlo, las últimas elecciones. Por ello, Rajoy, con el apoyo de diferentes medios de comunicación, ha mantenido una constante política de enfrentamiento con Zapatero, referenciando la imposibilidad de consenso con el mismo en temas que a su parecer exigían el acuerdo de Estado: ETA, la enseñanza religiosa, la Memoria Histórica, la separación de la ciudadanía, etc. Se trataba, en definitiva, de una política de acoso y derribo para que la comunidad percibiera la división que el presidente estaba sumiendo al país y que dejaba al ejecutivo con mínima capacidad de maniobra para resolver los importantes asuntos de Estado. Vacío de poder, se llama. Esta estrategia, premeditadamente torticera, de poco calado político, qué duda cabe que se traslada a esa parte del electorado de bajo perfil político que, mediatizado por el continente, que no por el contenido, puede hacer que haga del presidente el verdugo y del jefe de la oposición la víctima que lo ha intentado todo.
Con este panorama, el PSOE debe encarar las elecciones pujando por la realidad de todo lo que ha hecho, descubriendo la maniobra popular sin entrar en el enfrentamiento y dando a conocer sin paliativos al voto útil y al dubitativo su sólida maleta llena de reformas, progreso y una sociedad más libre, que nos es tan necesaria. Así, cuestiones como las de ETA, que vienen heredadas de antaño, que el actual Gobierno no ha propiciado en absoluto, están siendo reconducidas con una efectividad desconocida hasta ahora. Que existe seguridad en lo social, buen temple en lo económico, a pesar de las incertidumbres mundiales que nos afectan y que la aparente división de la sociedad que algunos medios quieren difundir, es tan fatua como teledirigidos los intereses de esos medios. Bajo ningún concepto debe el PSOE entrar al trapo de los planteamientos actuales y de siempre de los dirigentes del PP, sino informar, responder, acercarse a la ciudadanía con los logros obtenidos y esa lógica confianza futura que se pide, pues 4 años dan para lo que dan y nada más y eso lo comprende todo el mundo

 
At 11 diciembre, 2007 12:34, Blogger Sonia said...

A mi estas escalas, sinceramente, no me aportan mas que cifras relativamente interesantes porque como bien dices, lo importante es estar con los ciudadanos.

Si, estar con los ciudadanos, pero...si ellos se situasen en el punto 2 (por ejemplo), deberia el PSOE trasladarse al punto 2 en vez de permanecer en el 4???

 
At 11 diciembre, 2007 16:06, Blogger duda y meditación said...

Pues, si. Gracias. Por ser como sois. EL PSOE está haciendo un gran trabajo, que solo se veŕa con rotundidad cuando pase el tiempo. Pero ojalá no le demos importancia, porque eso quiere decir que el país estará en el futuro afrontando nuevos retos, y mejorando y modernizándose a toda máquina, como en esta legislatura lo ha hecho, que ha sido muy fructífera a nivel del trabajo de la gente que ha estado trabajando y haciendo cosas positivas y leyes, como el Congreso, el Gobierno, y todos los partidos políticos, menos uno, o las fuerzas de seguridad, o los científicos... los españoles... mi gata...
Saludos.

 
At 11 diciembre, 2007 16:10, Blogger GORE said...

Parece ser que para algunos ideólogos, situarse en el centro político es tanto como estar en el núcleo mismo de la razón. Pues bien, como hombre de izquierdas que soy y con alguna experiencia, no entra en mis cálculos en absoluto disputar el centro al PP como la mejor opción política. Prefiero seguir escorado a la izquierda sin complejos, sin llegar en ningún caso al extremo, porque es en los extremos donde se refugian los fanáticos y los que no buscan la verdad, sino la oportunidad para sacar tajada a cualquier precio, como es el coso de Rajoy y su coro de incondicionales. Así pues, dejemos una vez más el viaje al centro para la derecha, pues no es una experiencia nueva, porque una vez tienen poder, recuperan su espacio natural y vuelven a sus andadas sin pasar por el centro.

 
At 11 diciembre, 2007 16:29, Blogger Roberto Leal said...

Por el bien de todos, por que querramos o no, es el 2º partido de España, les vendria buien un lavado de caras, estoy por asegurar que tiene a gente mucho mas moderadas que sus actuales lideres

 
At 11 diciembre, 2007 17:50, Blogger theblog said...

Lamentablemente yo considero al pp en el 9, al psoe en el 6, a IU en el 1 y mucho espacio por cubrir entre medias.

 
At 11 diciembre, 2007 20:34, Blogger Bremaneur said...

Bravo, Pepe. Muy interesante tu concepcion topográfica de la politica basada en expertos. Como dicen aquí hay muchos espacios en medio, pero no hay tantos partidos como para rellenarlos. El PP se sale, se sale. Os digo que se sale. Yo me situaría entre el 3 y el cuatro y quizás diría que el PSOE está cada vez más cerca de un cuatro o un cinco, lo que me alegra enormemente porque así podré votarle en marzo al ser el partido que tengo más cerca. Un abrazo, Pepe.

 
At 11 diciembre, 2007 21:55, Blogger rompegar said...

El ejemplo de las escalas matematicas, me ha llevado a recordar las clases de matematicas, cuando hablabamos del numero real y de los intervalos abiertos o cerrados, o de los entornos de un punto, y aqui esta la cuestion, a ese punto se le podia uno acercar por la derecha o por la izquierda, pero por cierto hay infinitos numeros antes de llegar a ese centro digamos numero 5, efectivamente si viajamos desde la ultra derecha hacia el centro vermos infinidad de partidos, y por supuesto lo mismo ocurre desde la extrema izquierda hacia el centro.
Pero como dijera Arquimedes "dadme un punto de apoyo y levantare el mundo",ese punto es la ideologia, nuestra ideologia, algo que desde hace mucho tiempo la derecha ha intentado finiquitar,ha intentado que los ciudadanos no sepan distinguir quien trabaja en su favor.
Y si, exite y existira la ideologia, ese conjunto de ideas que mantiene vivo a un partido despues de mas de cien años, ese probar nuevos caminos que hagan mas justa y social esta sociedad, unas veces mas atrevidas, otras mas sosegadas, como las olas que rompen en las playas, silenciosas unas veces, encrespadas otras.
Y existe la derecha y existe la izquierda, y existiran, porque ambas representan dos polos opuestos de la concepcion politica de la sociedad, una privatizadora, demagoga, opulenta para ella misma,justo asi es la derecha, la otra social, siempre a la busqueda de la redistribucion de la riqueza de una forma justa y equitativa, realizando politicas para y por los ciudadanos, esa es la izquierda.
Si, es una realidad, todo cambia, todo evoluciona, es el devenir de la vida, asi mismo si volvemos la vista veremos que los partidos de izquierdas, y especialmente el PSOE, han evolucionado desde sus posturas radicales de principios del siglo XX, digamos que se ha moderado, pero su ideologia , sus metas, sus principios son y siguen siendo los mismos, aquellos que promovierosn la Revolucion Francesa y la Revolucion Americana, igualdad, libertad y fraternidad, nunca se ha perdido el norte,Iglesias, De los Rios, Besteiro, Largo Caballero, Felipe Gonzalez, Guerra,Zapatero, ejemplos innegables de una trayectoria, de politicas para cada momento de la historia, y la ideologia sigue fluyendo, como un rio, ahora manso, ahora crecido.
La derecha, ¿acaso tiene ideologia?, para muchos de ellos la democracia represnta la solucion menos mala, la democracia por el contrario para los partidos de izquierdas es el sistema politico que ambicionamos,ella y solo ella es la que potencia la participacion de los ciudadanos en los asuntos publicos y de gobierno, y es eso precisamente el alma mater de la ideologia del PSOE.
Los socialistas lo que no podemos, ni nunca hemos hecho, ni haremos es renunciar a aquellas reivindicaciones basicas inherentes al hombre, la libertad y la igualdad, y aun mas seguiremos reivindicando hasta la saciedad la igualdad del hombre y de la mujer, y lucharemos para que la misma se extienda al resto de paises del mundo, es inadmisible en pleno siglo XXI que en algunos paises las mujeres no gocen de ningun derecho, y eso es asi porque creemos que los valores fundamentales del ser humano, hombre, mujer o niño deben de serlo en cualquier lugar del mundo, en culaquier parte y bajo cualquier cultura.
El centro no existe, en los años de la transicion en España aparecio un partido la UCD, que decia representar el centro, no lo era como quedo demostrado, a la caida de su lider el partido se desmembro, era una coalicion de varios partidos,le siguio el CDS, y acabo engullido por AP, y tambien la derecha evoluciona, mas bien se disfraza, cambia su color como los camaleones, y asi nacio el PP, pero ya entre sus filas se abren grietas, no existe el pegamento que los una, ese pegamento se llama ideologia, y se resquebrajara, de eso no hay duda.
Si ciudadanos dadnos a los socialistas un punto de apoyo y relanzaremos a España hacia el cenit del siglo XXI.Salud.

 
At 12 diciembre, 2007 01:44, Blogger Robbot said...

Me alegro bastante de que quien es el máximo responsable de la campaña a nivel de partido diga cosas así:

Yo no me preocupo mucho por la topografía política, que a mi juicio tiene bastante de artificial. Lo importante no es estar más o menos cerca de tal o cual punto ideológico, sino estar cerca de los ciudadanos.

Ya empezaba a creer que este era uno de los dogmas de la clase política. Que tiene menos de racional que el símil de la línea de conocimiento de Platón. Y ya han llovido años para que los teóricos del tema ni siquiera hayan caído en lo que sí cayó el viejo filósofo, que aquello era sólo un cuento de niños para introducir la teoría de –la- verdad.

Resulta cuanto menos gracioso ver como los "científicos" sociales cuando se les acusa de falta de rigor, se defienden arguyendo que su materia es complicadísima para reducirla a escalas, ecuaciones, modelos, etc. que alcancen la misma precisión que las ciencias físicas. Pero luego van y elaboran teorías tan simples y bobas, que serían inútiles para cualquier objeto físico o dispositivo tecnológico -que ellos suponían menos complejos que las sociedades y sus movimientos- con el fin de dirigir la acción política y electoral(¡) y claro está, a través de una estrategia y una elaboración también lineal.

La posición política reducida a una línea que ni siquiera tiene otra línea sobre la que proyectarse y compararse, y que se pone del 1 al 10 como se podían haber puesto 10 frutas diferentes –para que veas Ana que tu no eres la única- o los colores del arco iris, porque evidentemente con los índices de esa línea ni podemos sumar, ni multiplicar, ni nada de nada. Es una línea digna de una chapa para la mochila o para describir encefalogramas. Estética de la mala.

Destripar un gallo y preguntarnos por el sino político de una sociedad sería casi más racional y efectivo.

La idea que viene tras el agnosticismo con tales teorías: es estar cerca de los ciudadanos. Totalmente de acuerdo. Volviendo un momento a la encuesta sobre la línea, podríamos ver las razones de porque muchos de ciudadanos han marcado un 5 en un papel de un encuestador. Y ahora otro filósofo nos dice la causa, con la arisotélica idea –subconsciente- de que en los extremos están los vicios y en el centro la virtud. El ciudadano dice con eso que quiere política y políticos virtuosos, el ciudadano ante un símil tan simple y absurdo responde buscando el poco sentido que podría tener una encuesta así, y es dándole un sentido moral, y el resto que se infiera de ese 5 son elucubraciones dignas de un alquimista.

¿O pensamos absurdamente que alguien contesta a eso sumando o restando algo? ¿Bueno yo soy cuatro porque estoy por la ley de la igualdad, que me da un 3, pero a esto súmale 0,7 porque tengo una pyme y un 0,3 porque me gustan los toros? ¿Y si estoy a favor del matrimonio gay pero en contra de educación para la ciudadanía que me resto o sumo un 0,23 por la raíz de la carga socialista de mis antepasados? El 3, 4, 5, 6, 7,etc. no están en ningún sitio ni representan ninguna medida política concreta.

Ahora propongo una cosa para buscar a los ciudadanos, no perseguir ese 5 en algún sitio, sino perfeccionar el programa y la acción del partido socialista de tal forma que su virtud se convierta en el 5 que alumbra a la ciudadanía. Porque volviendo a Aristóteles, la virtud necesita de buenos ejemplos para definirse. Vamos que el 5 ese, no existe hasta que alguien llega y dice aquí está mi virtud que es la de la mayoría porque es ejemplar y os podéis identificar con ella.

Acuérdense de la trampa del “centro” de Aznar que tan buenos réditos le dio y de la que nosotros no sabíamos escapar.

Y si Aristóteles les parece demasiado viejo, pues reelean en términos de Lakoff que tan de moda está ahora. De de lo que se trata no es de subir en nuestra imaginación al 5 a base de imitar al PP en sus posiciones. Sino de activar nuestro modelo mental -moral y político- en la mayoría de los votantes que buscan el 5, es decir a los virtuosos. Y eso es compatible con defender políticas de izquierdas que a lo mejor se dejan en el tintero pensando que no van a dar réditos, cuando lo que no es efectivo es ser políticamente mediocres con nuestros valores, es decir, ser incapaces de desarrollar las virtudes de nuestra posición o de encajar todos nuestros objetivos en el interés colectivo.

Y esto lo dice uno que se siente muy bien con la socialdemocracia y el liberalismo de izquierdas; no estoy haciendo un canto al izquierdismo de pana, sino a la firmeza y a no dar pasos atrás o a esconder temas importantes para mimetizarnos con el PP en aquellas cosas que son espinosas. Porque en las dificultades se muestra la virtud, al menos eso hacen los políticos con talento. El resto hacen malabares y líneas en sus cuadernos.

Un salu2 de Modo Explícito.

 
At 12 diciembre, 2007 09:51, Blogger Sirenita said...

sinceramente a mi las escalas tampoco me dicen nada, porque cada uno suele tener una versión distorsionada de sí mismo, no solo físicamente sino incluso en su ideología (si la tienen). Yo siempre he sido una mujer (mujer-pez :) ) de izquierdas, pero cuando me afilié las personas de mi entorno se sorprendieron, y me decían que se sorprendían porque creían que yo era del PP; creo que realmente se tiende al: o progresistas o conservadores, y el problema es que hay gente que no sabe o no quiere posicionarse. todos votan, he ahí la cuestión. ¿ Cómo hacer que esos indecisos o sin ideología te den su confianza?

ah! la esencia de la Política, por eso es tan hermosa.

(me encanta el blog)

 
At 12 diciembre, 2007 16:31, Blogger Tsevanrabtan said...

Pepe, gracias a un amigo he podido leer la lúcida entrada de hoy. Es importante cuantificar porque los de derechas siempre se refugian en las esencias para no hacer un esfuerzo de acercamiento a la realidad de la gente. Sólo, y esto ya es broma, me parece mal que coloques a la extrema derecha en el 10 y a la extrema izquierda en el 0; al fin y al cabo, la izquierda, hasta incluso cuando se excede busca mejorar el mundo, mientras que la derecha extrema solo quiere que todo siga igual. No se sale como dice un comentario. Es que es nula, vacía de contenido. No le interesa el progreso. En democracia las políticas tienen que tener contenidos positivos. esa es la esencia de la democracia: la positividad. Gracias de nuevo. Voy a correr la voz si no te importa.

 
At 12 diciembre, 2007 19:26, Blogger Schabtai said...

Sr. Blanco: Pues a mí la escala me sirve para recordarle dos números: El dos es mejor que el nueve, éste favorece al contrario.Y tengo claro que tanto el PSOE como IU. están más cerca de los ciudadanos que los peperos. En lo poco que llevamos de democrácia nos ha servido para descubrir que hay políticos que se preocupan de verdad por nuestras vidas y por la naturaleza de nuestro planeta. Y también los hay que practican filosofías para engordar su propia cuenta.
Quiero decirle algo importante sr. Blanco. Creo que si se hace el debate entre Zapatero y Rajoy, convendría decirle de una vez al sr. Rajoy sobre la lucha antiterrorísta...que es ahora cuando el gobierno marca la agenda. Que con el permiso del Parlamento, el Gobierno fué el que lanzó la tregua engrandeciendo la democrácia. Dando la oportunidad a los partidarios de la lucha armada reivindicar pacificamente... dejando las puertas abiertas: Las del Parlamento o las de la carcel. Los terrorístas y sus partidarios no lo aceptaron pero su lucha armada se confirma que no tiene razón de ser y por lo tanto tiene los dias contados. Jamás podrá decir el pueblo vasco que la democrácia no estuvo a la altura de las circunstancias. De pasar al otro lado: El de la palabra. Y esa grandeza es la que servirá en un futuro no muy lejano para vencer a los que están equivocados.
Un saludo.

 
At 13 diciembre, 2007 15:13, Blogger Capitán Cola said...

Yo, la verdad, no acabo de entender a los votantes del PP, ¿cómo pueden vivir tan engañados?, ¿es que no les importa el progreso y el bienestar?. Me parece evidente que viven una especie de abducción provocada por según que medios de comunicación. Lo que necesitan es abrir sus mentes, ampliar sus horizontes y dejar de vivir una realidad casposa que únicamente sirve para crispar a España. Gran entrada la de hoy estimado Pepe

 
At 13 diciembre, 2007 23:33, Blogger Churros con Chocolate said...

Sinceramente. Me gusta este blog. No me atrevía a participar.Pero el argumento del número me ha convencido. Yo siempre me he considerado próximo al cinco,al centro, el que representa el PSOE. De todo lo demás huyo, por escorado y radical. Esa manipulación que hace el PP de la imagen de España, los aleja a los extremos. Lo mismo pasa con IU, pero en sentido contrario.

En fin, ahora que he roto los reparos para escribir, prometo cierta asiduidad.

Gracias Pepe Blanco el espacio

 
At 14 diciembre, 2007 20:30, Blogger bose-einstein said...

Sí señor, el progreso es esa línea infinita que nos acerca a la felicidad, mejorándonos en el camino. yo creía que la media en nuestra España estaba más a la izquierda, hacia el 4,5, aunque si Ud. dice el pueblo se dice que es un 5 será un cinco. Y seguro que los "otros" andaran por el 8, auqnue parece que es buena nota y ser de izquierdas tiene mala nota, mejor cambiar los números en la escala para no confundirnos
salut

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home