jueves, 14 de diciembre de 2006

Loyola

Escribe hoy Carlos Yárnoz en el diario El País que Loyola "ha dado la batalla hasta el final, como siempre". Y me uno a sus palabras.

Loyola de Palacio ha muerto joven y eso hace doblemente injusta su partida. Coincidimos en el Congreso. Yo era portavoz de Agricultura y Loyola una ministra peleona, trabajadora y correosa que peleaba cada punto y cada coma hasta el final. En nuestra relación política hubo más lugar para los desencuentros que para las coincidencias, es lógico. En lo personal, sin embargo, siempre hubo dos barreras que ninguno de los dos rebasamos, el respeto a las reglas del juego y el respeto personal.

Loyola de Palacio era una persona fiel a sus ideas. Una mujer de profundos valores. Aprecio esas cualidades en cualquier persona que tenga el valor de mantenerlas con fuerza, como hizo durante toda su vida Loyola.

Ahora que no está, deja un buen recuerdo en los que la conocimos. Hay cosas que están siempre por encima de la pelea partidaria del día a día, son los valores, la coherencia, las convicciones. Loyola de Palacio derrocho a lo largo de su vida estas tres cualidades. Siento de corazón que no haya podido ganar esta última batalla. No dependía sólo de ella, de lo contrario, lo hubiera conseguido, y todos nos habríamos alegrado con ella.

23 Comments:

At 14 diciembre, 2006 11:41, Anonymous Anónimo said...

Le felicito por sus palabras sobre Loyola. Las merecía y Vd. ha sido un caballero.
Pensaba yo, al leer estas líneas, que Vd. encontraría algún motivo para criticar al PP.
Me alegro haberme equivocado.
Gracias.

 
At 14 diciembre, 2006 12:03, Anonymous Anónimo said...

Gracias compañero.

Has demostrado altura

 
At 14 diciembre, 2006 12:23, Blogger Alfonso said...

Me uno a tus palabras. Loyola siempre dio la talla como ministra, como vicepresidenta de la comision europea, como politica entregada a una causa politica y al servicio de un pais primero y de ese mismo pais en el conjunto del marco europeo despues.
No parto del mismo pensamiento que defendia Loyola pero eso no resta para que admire a una politica integra y sincera amen de peleona y correosa, como ha dicho Pepe.
Mis abrazos mas sentidos a la familia popular y a su familia en particular (especialmente a su hermana Ana) por esta perdida que todos lloramos.

 
At 14 diciembre, 2006 12:34, Anonymous pedro pérez said...

Me uno a las palabras del primer posteador. Felicidades por mantenerse a la altura y condolencias al PP y a la familia de una buena política. Dicen que los mejores siempre se van jóvenes...

 
At 14 diciembre, 2006 12:57, Blogger M.Butterfly said...

En la política hay mucho de seducción y juego teatral.
Se pueden interpretar papeles y batallar con pasión por ideas enfrentadas, incluso caer en el juego sucio.
No por eso creo, que los políticos sean seres inertes sin relación entre ellos y continuamente enfrentados.
En ocasiones como esta, no me parece sorprendente el alabar a un compañero o valorar su trabajo como político.
Me parece lo mas normal y lo mas lógico.
Aun asi me gusta el reconocimiento de hoy en el post.
Es natural y correcto, lejos de otras interpretaciones.

 
At 14 diciembre, 2006 13:12, Anonymous Rocío said...

Al contrario que otro de los comentaristas de este foro yo sí tenía la esperanza de que al abrir esta página usted le dedicara unas sentidas palabras a Loyola. Me alegro muchísimo de no haberme equivocado a pesar de que mis intervenciones en este blog sean casi siempre para expresar mi desacuerdo con algunas de sus afirmaciones, aunque siempre lo haga con cariño que para algo soy gallega también. Me uno a sus palabras señor Blanco. Y sin que sirva de precedente, eh!. No se me vaya a costumbrar!!
Saludos desde Galicia.

 
At 14 diciembre, 2006 14:35, Blogger Raúl Pleguezuelo said...

Me sumo al pésame, era una demócrata reconocida y una trabajadora incansable.
He oído esta mañana al señor Rajoy en la Ser, ha dicho que el se enteró hace poco tiempo, cuando Loyola le dijo "tengo cáncer, me voy a Houston", es una situación terrible, aunque no tanto como los que en la misma situación, no pueden ir a Houston y dependen de la sanidad pública que tanto está dejando deteriorar el señor Rajoy.
En fin, era solo una reflexión en voz alta.

Saludos.

 
At 14 diciembre, 2006 16:04, Anonymous merce said...

Pepe estoy de acuerdo contigo en que los valores humanos y las personas están por encima de las ideologías o partidismos. Me uno al pésame por Loyola.

 
At 14 diciembre, 2006 17:11, Anonymous Anónimo said...

Aunque casi nunca estoy de acuerdo contigo me alegro de leer lo que he leído, muestra que a veces la confrontación es algo fabricado y seguramente nos iría mucho mejor sin ella.

Saludos.

 
At 14 diciembre, 2006 17:47, Blogger Hugo Denis said...

Una pena, sin duda fue una mujer con ética y compromiso.

 
At 14 diciembre, 2006 19:41, Anonymous Manuel Tordera Carrasco said...

Pues sinceramente a mí me no parece justo que cuando se recuerda a alguien que ha fallecido no se diga sólo lo positivo, cuando en realidad es tan escaso. Echo de menos una valoración de la persona en su justa medida.

 
At 14 diciembre, 2006 19:58, Anonymous Anónimo said...

Siempre es triste la muerte, sobre todo cuando la persona que se va por Ley Natural, debería de haber seguido luchando unos cuantos años más, me uno al pésame, pero reflexiono como el compañero, ¡ CUÁNTOS, INCLUIDOS NIÑOS, NO SE PUEDEN IR A HOUSTON ! NO SOLO ESO CUANTOS NIÑOS MUEREN SIMPLEMENTE PORQUE NO DISPONEN DE UNA SIMPLE VACUNA, EN FIN ERA OTRA REFLEXIÓN.

 
At 14 diciembre, 2006 21:14, Anonymous Yo tambien said...

Esta noche me quede profundamente triste cuando supe por los telediarios españoles la muerte de Loyola de Palacio. De todos lo politicos españoles (soy estranjero), era de las que mas respetaba. Su capacidad de trabajo, de defender los intereses de españa de la buena manera, con profesionalismo me habia impresionado. Se, que no estabamos en el mismo campo, pero si en el mismo barco; y desde luego no hubiero tenido ningun miedo en tener que hacer travesias complicadas y largas con esta mujer, porque fundamentalmente me inspiraba confianza.

 
At 14 diciembre, 2006 21:18, Blogger Carlos Fernandez said...

Nunca se debe olvidar algo importantísimo, antes que políticos, con ideas contrarias, valores distintos, proyectos diferentes y objetivos contrapuestos, antes que todo eso, Hay personas con idénticos objetivos, al menos en su globalidad, Vivir.

Personas y siempre personas antes que políticos.

Me uno a las muestras de cariño por la trayectiria, los valores y la firmeza que ha mantenido Loyola hasta el último de sus días.

 
At 14 diciembre, 2006 23:50, Anonymous Anónimo said...

Una mujer que hizo un buen trabajo en Europa. Fue, sin lugar a dudas, la mejor ministra que tuvo el PP.

 
At 15 diciembre, 2006 00:09, Anonymous Anónimo said...

Estimado pepe, yo que te critico tanto, con razón casi siempre, te doy las gracias por mostrarte persona y hablar así de esta señora que en paz descanse y creo lo mismo que tú en cuanto a ella. Por lo menos me has dado una señal de que no eres tan malo como yo pensaba hombre, hay un ser humano dentro del político. Felicidades.

 
At 15 diciembre, 2006 10:43, Anonymous Anónimo said...

La muerte de Loyola de Palacio es un duro golpe para todos, pues ante todo era una gran persona, fiel a sus propias ideas y valores, que trabajó por hacer de España un mejor lugar en el que vivir. Siempre será recordada por su gran contribución a mejorar la calidad de vida de todos, y por ello, siempre será respetada y admirada.
Pero por otro lado, lo más increíble es que alguno se haya sorprendido de las palabras del Sr. Blanco. Evidentemente eran rivales políticos, pero el hecho de llamarle caballero o felicitarle por sus palabras hacia esta gran mujer sólo demuestra una cosa, y es que aún se cree que la política es como la guerra y que todo vale. Pero no debería ser así.
Nadie debe sorprenderse de las palabras del Sr. Blanco, debería sorprenderles que no hubiera mostrado sus respetos a Loyola de Palacio.
Sus palabras, recuerdos y respetos deberían considerarse como algo natural y no como algo digno de alabanza. No demuestra altura o mayor caballerosidad por decir lo que ha dicho, demostraría lo contrario si no lo hubiera hecho. Puede que el Sr. Blanco y yo no comulguemos con las mismas ideas, pero ante todo le considero persona, y no político, y como persona lo natural es sentir la muerte de un semejante.
Así que no admiren al Sr. Blanco por sus palabras, desconfíen de aquél que no haya mostrado respeto ante el fallecimiento de Loyola de Palacio. No pierdan de vista a aquel que, por motivos políticos, no ha sentido ni la más mínima pena, pues demuestra que en su camino nada se interpone y que en cuanto pueda, clavará un puñal en su espalda. Aquél que no demuestre respeto no merece ser calificado como persona.
Descansa en paz Loyola, siempre serás recordada y admirada.

 
At 15 diciembre, 2006 10:49, Anonymous cabre said...

Los ideales políticos no deberían de ser nunca la vara de medir de la calidad humana de las personas, más bien son las personas sin calidad humana las que se miden por sí solas y ensucian la política. En este caso de Loyola, aun estando a años luz de nuestros posicionamientos políticos, no escatimo un ápice a su calidad humana y política, ni se le puede negar tampoco su trayectoria comprometida por el bien de todos.
Y cómo no, el gesto de traer aquí la condolencia y el recuerdo a Loyola, honra al PSOE y a nuestro compañero Pepe.

 
At 15 diciembre, 2006 11:44, Anonymous Anónimo said...

No voy a elogiarle por reconocer lo obvio. Debería considerarse lógico el sentir la perdida de personas importantes independientemente de su filiación política. Me uno a su condolencia y ojalá todos aprendamos más del "talante" que tenía Loyola.
Un saludo.

 
At 15 diciembre, 2006 17:28, Anonymous Anónimo said...

La vamos a echar mucho de menos...

 
At 16 diciembre, 2006 19:22, Anonymous julian said...

La mala educación tiene ideología. Por eso algunos, afortunadamente ,muy pocos. aprovechan que la fallecida recibió tratamiento en Houston para el debate`político.
En cuanto al comentario al comentario de Manuel Tordera hubiera sido preferible que ejerciera la moderación de comentarios. No se si este señor ha querido escribir lo que ha escrito, pero la frase de que lo positivo es muy escaso es un ejemplo de mezquindad.

 
At 20 diciembre, 2006 20:58, Anonymous Anónimo said...

Los participantes son desde luego mejores conocedores que yo sobre la finada y seguro que sus condolencias son sinceras.

Pero yo no he tenido ningún trato con esta señora luego carezco de tales opiniones.

Sí que recuerdo en cierta ocasión cuando a raíz de un traspiés del denostado Fidel Castro comentó:

“No deseo que lo maten, pero sí que se muera”

Es obvio que no cabe desear que sea ejecutada ninguna persona por sus ideas, faltaría más que alguien pudiera pensar en ese sentido, incluso si perteneciera a un partido que ha dado claras muestras de anteponer el derecho a la vida a los intereses políticos, como muy bien podría haber sucedido si hubiera intentado especular políticamente con la autoría del 11-M, o como muy bien podría haber sucedido si hubiera intentado obtener rédito político utilizando los sentimientos de las víctimas del terrorismo en un proceso de paz anhelado por todos los españoles.

Pero no enjuicimos al Partido Político del que cobraba su nómina.

Tratemos de comprender cómo y por qué se le puede desear la muerte a alguien.

Motivo 1: Fidel Castro es un dictador, y por tanto hay que desearles la muerte a los dictadores.

No llego a entender muy bien: ¿sólo es deseable la muerte a los dictadores comunistas? ¿O también es extensible a los dictadores fascistas? En este sentido me quedo con la duda de haber podido escuchar de sus labios el deseo de que hubiera muerto lo antes posible nuestro antecesor el General Franco.

Motivo 2: Es deseable la muerte por algún motivo personal desconocido.

Tampoco lo entiendo muy bien: Si había sufrido personalmente algún agravio ¿cómo un representante político desconoce la existencia de los juzgados para denunciar la comisión de algún delito en su persona? Podemos presumir en este sentido que seguramente carecía de pruebas para obtener una sentencia culpable, aún así, ¿cómo no denunció ante el juzgado aunque sólo fuese porque se instruyera el caso?. Puede ser que sencillamente nunca se hubieran conocido personalmente, lo desconozco.

Motivo 3: Fidel Castro representa la idea del comunismo, y no es que desee que muera físicamente la persona, sino que su deseo va dirigido a la idea que representa.

Seguramente ésta sea la interpretación más plausible que podemos hacer de su frase, aunque con todo el respeto, considero que pretender el fin del comunismo, como pretender el fin del socialismo, es bastante pueril si no se atajan las raíces de las desigualdades.

 
At 26 diciembre, 2006 03:57, Anonymous Manuel Tordera Carrasco said...

Querido Julian (no sé si compañero). Las personas fallecidas merecen todo el respeto. Pero igualmente los ciudadanos merecemos un respeto el cual no se alcanza cuando se blanquean las biografías. Por cierto, se me coló un "no" en mi comentario. La frase debió decir "a mí me no parece justo que cuando se recuerda a alguien que ha fallecido se diga sólo lo positivo, cuando en realidad es tan escaso".

 

Publicar un comentario

<< Home